Nuevos uniformes escolares en Japón

El activismo en Japón

nuevos uniformes escolares en japon

No hay duda de que el activismo japonés está dando grandes pasos en estos últimos años. Gracias a esto, nuevos uniformes escolares llegan a Japón, después de mucha discusión, a las primeras instituciones en aceptar los cambios.

Desde movimientos feministas, hasta activismo LGBT+, y programas para que los jóvenes se interesen por la política, las noticias no han dejado de llegar. Después de todo, activistas como Rena Kawasaki, ganadora del Premio Internacional de la Paz Infantil, dan todo de sí para lograr una mayor comunicación entre los jóvenes, las instituciones y los políticos. 

 

El instituto Yamasaki

De la prefectura de Hyogo, el instituto Yamasaki ha sido de los primeros en aceptar todos los cambios necesarios para asegurar la libre expresión de género. Para ello, han reestructurado, poco a poco, las numerosas reglas que anteriormente existían, para sus nuevos uniformes escolares.

Como bien puede verse en este artículo donde mencionamos las reglas de los colegios de Japón, este país tiende a ser muy estricto sobre lo que se puede o no utilizar, incluso en cosas que parecen insignificantes. 

Es justo por esto que resulta tan llamativo ver cómo algunas instituciones dejan atrás las costumbres y tradiciones, tan aferradas a la cultura japonesa, para seguir avanzando, y dar mayores libertades a los nuevos estudiantes. 

El primer paso para esto ha sido permitir que tanto hombres como mujeres puedan escoger si quieren usar faldas o pantalones, sin importar la estación o clima en que se encuentren. Esto es algo que no solo ayuda a la libre expresión, sino algo que venía siendo necesario desde hace mucho, para las pobres chicas que se veían obligadas a utilizar faldas en invierno. 

Ahora, si bien muchos institutos han aceptado estos cambios, el instituto Yamasaki ha sido el primero en implementar un añadido completamente nuevo a sus uniformes, los culottes. 

 

Los “nuevos uniformes escolares”

Los culottes, también conocidos como “falda pantalón”, son un tipo de prenda que aparenta ser una falda, pero tiene la separación de un short. Gracias a esto, se puede emplear el estilo de las faldas, sin preocuparse porque esta se pueda levantar, o porque alguien intente ver por debajo de esta. Una situación que lamentablemente tiende a pasar mucho en los colegios de todo el mundo.

Estos nuevos uniformes escolares permiten mayor movilidad, lo que es perfecto para que los estudiantes ya no se preocupen por este tipo de cosas. Al contrario, ya muchos han comentado lo bueno que es a la hora de andar en bicicleta, o hacer otras actividades. 

Este añadido ha sorprendido a muchos, al no pensar que una institución japonesa fuera tan flexible como para permitir alterar el uniforme, añadiendo nuevas prendas. Esto es solo una pequeña muestra de lo que se viene más adelante, con la mayoría de las instituciones aceptando cada vez más estos cambios necesarios. 

Hay que tener en cuenta que, más allá de ser algo que apoya a la comunidad LGBT+, es una gran mejora para todos los estudiantes, en especial para las chicas, que ya no tendrán que morir de frío, o estar eternamente incómodas con sus faldas al hacer ciertas actividades. 

nuevos uniformes escolares en japon

Algunos colegios ya habían comenzado a implementar el shot como alternativa.

Otros cambios en el uniforme

No solo se trata de las faldas, todo parece estar cambiando, sin necesidad de desechar los tradicionales uniformes. 

Cuando decimos que los uniformes siempre han sido muy estrictos, no es para menos, puesto que incluso existía una distinción en los botones, para las chicas y los chicos. Antes, los botones iban a la derecha, o a la izquierda, dependiendo del sexo del estudiante. Ahora, en los nuevos uniformes escolares esto se ha eliminado, y los estudiantes pueden usarlo como prefieran, sin importar su género. 

Aunque estos cambios sean bastante grandes bajo los estándares japoneses, lo cierto es que difícilmente se notan al ver a los estudiantes desde lejos. A excepción de los chicos utilizando falda, seguramente nadie se dará cuenta de algo.

El único cambio que sí afecta el aspecto general de los nuevos uniformes escolares es que se añadió una camisa tipo polo azul marino. Esto, debido a que los polos blancos suelen transparentar durante el verano, provocando que la ropa interior quede visible. 

Este polo será a elección, al igual que el culotte, por lo que ahora los estudiantes tienen muchas más opciones para expresar su individualidad, cosa que muchas veces tiende a ser impensable cuando hablamos de colegios.

 

¿Todos los colegios se sumarán al cambio?

No. En Japón siempre han existido todo tipo de colegios. Desde los más estrictos e importantes, que aceptan a un solo género, y llegan a prohibirle a sus estudiantes tener pareja, hasta aquellos a los que entra cualquiera, y permiten que lleguen con el cabello tipo arcoíris. 

Mientras que el instituto Yamasaki permite a sus estudiantes esta libertad, otros todavía siguen con las reglas estrictas que incluyen hasta la ropa interior de los estudiantes. 

Esto será un tema que dividirá a los estudiantes que buscan ingresar a ciertos colegios, puesto que, a la hora de elegir, tendrán opciones tan dispares que en muchas ocasiones tendrán que elegir entre ir a un buen colegio cerca de casa, o ir a uno más liberal al otro lado de Japón. 

Si bien no es raro que alguien se inscriba en colegios de otras prefecturas, tampoco ayuda la situación. Solo queda esperar a que más instituciones se sumen por completo. 

 

¿Qué se espera a continuación?

Cada día las voces de los jóvenes son más tomadas en cuenta, por tanto, la cantidad de cambios que esto traerá no solo a los colegios, sino a todo Japón, no puede simplemente adivinarse. 

El activismo va a pasos agigantados en comparación con las generaciones pasadas. Es probable que muy pronto tengamos más noticias de todo lo que logran en su lucha por cambiar las cosas que están mal dentro de su cultura. Pero, pese a todo, sabemos que siempre se buscará la forma de mantener la arraigada cultura en cada una de sus decisiones. 

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!