Datos sobre las bodas tradicionales japonesas

Las bodas tradicionales japonesas

bodas tradicionales japonesas

¿Has oído sobre las bodas sintoístas? En Japón, esta es la “religión” más común. Aun así, la gran mayoría de los japoneses no están verdaderamente dentro de una religión específica, simplemente, siguen las costumbres y tradiciones sin darle muchas vueltas a los significados reales. Por esta razón, hoy en día hay muchísimas celebraciones y ritos que se siguen practicando, entre ellos, las bodas tradicionales japonesas.

Por supuesto, al tratarse de un evento tan importante para la vida de una persona (ya que todos esperamos casarnos una sola vez), no todas siguen las tradiciones al pie de la letra, e incluso algunas parejas pasan de ello y celebran una boda más occidental, al estilo cristiano, dentro de una iglesia. 

Esto a pesar de no creer en el Dios cristiano, haciéndolo más que todo por moda, y para lograr ahorrar. En este último aspecto, las parejas con menos presupuesto prefieren las bodas occidentales, ya que suelen costar hasta la mitad de lo que gastarían en las bodas tradicionales japonesas.

Hay incluso parejas, mayormente las que involucran a un japonés con un extranjero, que deciden hacer ambas ceremonias, la tradicional, y la occidental. A veces se trata de una boda en cada país natal de la pareja, y otras veces es una sola ceremonia que combina ambos estilos.

 

La urgencia por casarse

Antes de entrar al tema de lo que son las bodas tradicionales japonesas, hay que dejar en claro algo, y es la urgencia que suelen tener los adultos jóvenes (entre 20 y 30 años), por casarse. Esto se debe a la presión social que existe, en cuanto a tener una pareja estable y formar una familia, siendo así considerado un miembro funcional de la comunidad.

Estos últimos años se está comenzando a calmar un poco, pero aun así llegamos a ver secuelas de ello, como la existencia de las famosas citas a ciegas, organizadas por los padres.

Es decir, a muchos japoneses que llegan a la edad de 30 sin una pareja estable, sus padres les buscan una pareja, como una especie de matrimonio arreglado. Claro, esto no es directamente obligatorio, ya que este tipo de matrimonio ya está por extinguirse. 

Se trata de que los padres presentan a su hijo con la persona elegida, en una cita donde están presentes los padres. Si ambos se gustan, se seguirán programando citas, hasta concretar la boda. En cualquier momento puede romperse el compromiso por parte de los involucrados, así que, aunque existe presión, no es una obligación el aceptar a esa persona.

¿Cómo son las bodas tradicionales japonesas?

Las bodas tradicionales japonesas suelen dividirse en varias partes, que pueden seguir un mismo orden y estilo, o ser completamente diferentes.

 

El compromiso

Una vez que la pareja ha decidido casarse, y tener una boda tradicional, lo primero que deben hacer como parte de esta es hacer saber la noticia y hacer llegar las invitaciones.

Normalmente en occidente se darían las noticias por cualquier medio, y se harían llegar las invitaciones con la fecha y lugar. En cambio, en las bodas tradicionales japonesas, la pareja se reúne con las personas más cercanas a ellas, los familiares y amigos cercanos, quienes intercambian regalos, se conocen y dan su aprobación, como una pequeña ceremonia. También, en esta celebración, se escoge la fecha de la boda.

Lo usual es que la fecha caiga en fines de semana o festivos, ya que se espera que todos puedan ir, sin afectar sus trabajos u otros compromisos. Algo sumamente importante, es seguir las indicaciones de los calendarios de bodas astrológicos, que dictan qué días son favorables para casarse, y cuáles no. 

Por supuesto, los días 4, u otros considerados de mala suerte, no son tomados en cuenta. A esta pequeña celebración se le llama yuino.

 

La ceremonia

La mayoría de las veces, la ceremonia es solo para los familiares y amigos más cercanos de la pareja, invitando a más personas a la recepción o fiesta posterior, ya que se considera algo muy personal.

 

El lugar

Las bodas tradicionales japonesas se celebran en un templo sintoísta, y es llevada a cabo por el sacerdote. Este se encarga de hacer un ritual de purificación, para pedir la bendición de los kamis (dioses japoneses), para la pareja, protegiendo la unión de ambos.

Los trajes

Sucede algo muy curioso con los trajes de bodas tradicionales, y es con respecto a los colores. Es común asociar las novias al blanco, ya que refleja pureza, sin embargo, en Japón, la ropa blanca representa a la muerte, no a la pureza. Pero, ¿por qué lleva la novia un vestido de luto?

Según la tradición, la novia debe llevar un kimono blanco en su boda, para simbolizar la muerte de su vida como soltera, renaciendo como una nueva persona, parte de una nueva familia y con nuevas responsabilidades. 

La mujer que entra al templo a casarse, no es la misma que sale al terminar, por ello, la novia se cambia al finalizar la ceremonia, para mostrar que ahora es otra persona. Usualmente el segundo kimono es rojo, que simboliza la vida, pero esto ya queda a decisión de cada novia.

El novio, por su parte, lleva un kimono masculino negro que es especial para las bodas, llamado montsuki.

 

El ritual

Una vez purificados, la pareja lleva a cabo un ritual que puede llegar a variar un poco, dependiendo del templo, pero que guarda cosas en común, como son el san san kudo, donde la pareja bebe tres tazas de sake. Luego la pareja recita los votos, terminando el ritual entregando una ofrenda sagrada a los dioses.

 

La fiesta

Después de la ceremonia viene la fiesta, la cual puede celebrarse de maneras distintas. Las parejas con menos presupuesto llevan a cabo una fiesta un poco más simple, invitando solo a los familiares y amigos más cercanos, mientras que otro tipo de parejas, llegan a invitar a la fiesta incluso a sus compañeros de trabajo, socios o empleados.

También está la opción, para el segundo tipo de parejas, de hacer dos fiestas, una en la que invitan a muchos de sus conocidos y contactos, y luego otra mucho más pequeña, con los cercanos.

De cualquier manera, en esta fiesta suelen darse discursos, y recibir las felicitaciones y regalos de los invitados, que muchas veces, para evitar mucho trabajo, simplemente les dan un sobre con dinero, para que la pareja lo gaste como más le convenga. Algo que remarcar sería el hecho de que en la fiesta o recepción, no existe el baile de pareja al que estamos acostumbrados en occidente.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!