El efecto de las tradiciones japonesas en la vida actual

La forma en que las tradiciones japonesas afectan la vida actual de sus ciudadanos

El efecto de las tradiciones japonesas en la vida actual

Todos reconocemos a Japón como un país de tradiciones, con fuertes valores, una cultura arraigada y creencias supersticiosas que nadie les saca de la cabeza. Eso, en muchos casos es algo bueno, en otros, algo malo, y a veces algo neutro. ¿Todo esto a qué se debe?

El conservar la cultura es algo bueno para cualquier país, le recuerda a sus ciudadanos sus raíces, y mantiene a flote el patriotismo. Entre las cosas buenas que trae consigo las tradiciones, están:

 

Mitología

El velar por la protección de los antiguos conocimientos sobre las distintas mitologías de Japón, permite que hoy en día aún existan muchos seguidores que mantienen la fe en las deidades que coexisten en las creencias politeístas.

Así mismo, las leyendas japonesas, al ser transmitidas de forma oral o escrita, permiten a las personas comprender mejor de dónde viene cada tradición, o creencia, logrando que muestren un mayor respeto y entendimiento ante estas.

Un buen ejemplo de esto es la leyenda del árbol de Sakura, que nos permite entender mejor la importancia de este árbol dentro de su cultura, y su relación con el festival Hanami, dedicado exclusivamente a ver florecer las flores de cerezo.

 

Las Artes

El hecho de que las pinturas antiguas japonesas sean tan reconocibles hacen ver su importancia e impacto dentro de la cultura de dicho país. Este arte inspira a las nuevas generaciones, mientras nos muestra la realidad que vivían en antaño.

Por su parte los instrumentos tradicionales son muchos y muy variados, entre ellos el Shakuhachi, un tipo de flauta de bambú, la biwa, un tipo de laúd de cuatro o cinco cuerdas, y el koto, la cítara japonesa. Estos instrumentos, a pesar de haber sido eclipsados por los instrumentos occidentales, aún son usados por algunos cuantos fanáticos de su inconfundible sonido.

Las artes son tan importantes para Japón, que incluso cuentan con personas que dedican su vida y alma a la conservación de estas artes, mientras entretienen con ellas a sus compatriotas, las conocidas geishas.

 

El impacto de estas tradiciones en la forma de ser y actuar de los japoneses

Usualmente pensaríamos que las tradiciones mantienen solo los buenos valores, y que guían a los jóvenes a mejorar gracias al conocimiento del pasado, sin embargo, en Japón muchas veces parece causar lo contrario.

Volviendo a las creencias, la mitología y las leyendas, suelen dar paso a las supersticiones, que en el caso de Japón, llegan a alterar la vida de sus ciudadanos al punto de llegar a eliminar por completo de sus vidas un número, solo por el hecho de tener una pronunciación parecida a la palabra muerte.

“Se saltan la numeración del cuatro en los puestos de estacionamientos, números de piso, e incluso en los números de casa y habitaciones de hoteles.”

¿No te parece extraño como una superstición puede llegar a tener tanto poder sobre los demás? Y esto no acaba aquí.

 

Las normas sin fundamento real

La cultura de este país está tan arraigada, que la mayoría de los japoneses siguen lineamientos, comportamientos o normas cuyo origen desconocen por completo, y que en muchas ocasiones, incluso llega a ser un tanto absurdo o raro.

Entre esos casos, existen normas arcaicas que no vienen al caso con la época moderna, como sería la regla de muchos colegios japoneses que obligar a los estudiantes a teñirse el cabello de negro, como si fuera parte del uniforme, para así dar una imagen de igualdad. Todo esto bajo excusas vagas como:

“El cabello de color distinto al negro demuestra falta de seriedad y compromiso, siendo una distracción para otros estudiantes.”

Llegados a este punto, solo podemos llamarlo extremismo.

 

La obligación moral a actuar según estándares

Y como si no fuera suficiente, los japoneses en muchas ocasiones se ven obligados a comportarse de manera distinta a la que realmente les gustaría, ocultando sus verdaderos sentimientos y pensamientos. Todo esto solo para evitar alterar la armonía de un grupo, especialmente si se trata de un grupo escolar o de trabajo. Incluso crearon un nombre para esta costumbre, el Honne y Tatemae.

 

La discriminación basada en creencias

El mayor problema que surge debido a todas estas tradiciones y creencias es la discriminación. 

La forma en que las tradiciones afectan la vida actual de Japón

Creencias absurdas

Hasta cierto punto, todas las creencias tienen alguna parte un tanto absurda, pero ya sea real o no, estas no deberían de crear prejuicios y discriminación. 

Como buen ejemplo tenemos a la división de personalidades según su tipo de sangre, algo que la mayoría de japoneses llegan a creer, a pesar de no tener ninguna base científica. Con esta creencia, a muchos japoneses se les son negadas oportunidades de empleo, formación o incluso alquiler, solo por ser de un tipo de sangre “poco agradable”.

 

El machismo

Si bien el machismo en Japón no es el mismo que el de occidente, ciertas cosas no son tampoco tan distintas, y su base, al igual que la nuestra, son las tradiciones en un contexto al que se le deberían poner límites.

Hablamos de empleos en los que los jefes preguntan constantemente a sus empleadas cuando piensan casarse, e incluso llegan a organizar citas a ciegas con otros empleados o conocidos. 

Aunque ya no es tan común, también se espera que una mujer renuncie al casarse o quedar embarazada. Y ni hablar del acoso que se llega a tener en los empleos, aun cuando Japón tiene muy estrictas leyes con respecto a ello.

En cierta forma, es algo que se esperaría de un país con un sistema jerárquico tan marcado como es Japón. 

Con todo esto, ¿es realmente Japón un país tan avanzado, o por el contrario es un país de mentalidad envejecida, con un plus tecnológico? Me gustaría ver sus opiniones en los comentarios.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!