La leyenda del Tanuki y sus bolas de oro

La leyenda del Tanuki y sus bolas de oro

Tanuki

De la gran familia Yokai, los seres mitológicos de Japón, que no son ni monstruos, ni fantasmas, llegan los Tanuki, animales y espíritus. De la misma forma en que ocurre con los Kitsune, que son zorros que pueden convertirse en personas, los Tanuki pueden convertirse en personas, y además, en casi cualquier objeto.

Al contrario que el kitsune, los tanuki son bien recibidos, ya que normalmente se les considera inofensivos. 

Ellos disfrutan de engañar a la gente, hacer bromas, y de vez en cuando ayudan a quienes han sido buenos con ellos. Además de ser espíritus, los animales Tanuki, que son caninos parecidos a los mapaches, son conocidos como representación de la fortuna, debido a los muchos usos que tiene su piel.

Algo muy curioso sobre ellos es el hecho de que antes se usaba la piel de sus testículos para trabajos de orfebrería, es decir, trabajos con oro, por lo que inmediatamente se le asoció con el dinero. 

A pesar de tener esta característica, al Tanuki no se le asocia con nada referente a la fertilidad. Sus poderes, y representación van de la mano solamente de las cuestiones de dinero y fortuna.

La piel del tanuki era usada muy comúnmente para hacer monederos, y algunos productos “lujosos”, aunque su uso fue decayendo un poco gracias a las distintas leyendas que se contaban sobre ellos. 

 

Amuleto de suerte y fortuna

Seguramente estás mucho más familiarizado con el famoso gato blanco con la pata alzada, sin embargo, los tanuki también tienen una fuerte presencia en Japón como amuletos de buena suerte y fortuna. 

Normalmente se les encuentra en la entrada de negocios, o sobre el mostrador del mismo. Cuando se les representa en estatuas, suelen ir de pie, con: 

  • Un sombrero de paja, que a veces cambia por uno de caparazón de tortuga, que representa la protección, de problemas, y del mal clima. 
  • Un par de ojos enormes, que vigilan el alrededor, asegurándose de que todo se encuentra en perfecto estado. Viendo también, la verdad de las cosas, ayudando con ello en la toma de decisiones.  
  • Una botella de sake en alguna de sus manos, representando la virtud, y los buenos momentos. El tanuki es conocido por su amor a las fiestas, y afición por el alcohol, así que es raro no ver a un tanuki con una botella. 
  • La cola larga, otorgando fuerza, vitalidad, y estabilidad, que son los pilares del éxito. 
  • Los enormes testículos, que atraen el dinero, la fortuna, y buena suerte.  
  • Una letra de cambio, que representa la confianza y la estabilidad financiera. 
  • Una panza redonda, que demuestra paciencia y decisiones audaces. 
  • Una sonrisa amigable, característica de los locales y negocios, como atención al público.

Estas estatuas y figuras han sufrido algunos cambios con el paso de los años, lo más resaltante es el hecho de que las nuevas figuras no muestran su parte más característica, ya que hoy en día se considera muy inmoral mostrar ese tipo de partes tan libremente. 

Aun así, las figuras originales pueden verse en locales o lugares destinados a personas mayores de edad, como puede ser un bar, una discoteca, etc.

Tanuki

Su leyenda

La hoja mágica

Su leyenda más conocida es sobre el uso de una hoja mágica, que al ponérsela en la cabeza, el tanuki alteraba la realidad de las personas que se encontraba, usualmente viajeros perdidos en el bosque. 

Esto para hacerlos ver una cabaña, mientras el tanuki se convertía en una hermosa y joven mujer, esto con la intención de emborrachar a los viajeros, quitarles todo su dinero, y dejarlos en cualquier parte del bosque luego.

Con esta hoja podía crear distintas alucinaciones a cualquier persona, y siempre aprovechaba la oportunidad de hacer bromas con esto.

 

La transformación

Este es el poder que más usan, hay innumerables historias sobre tanukis cambiando de forma, ya sea a personas, o cosas inanimadas, entre estas historias, una que resalta es la de la tetera mágica.

En esta historia, el tanuki era salvado por un hombre, por eso, en agradecimiento, el tanuki decide convertirse en una tetera, y le dice al hombre que puede venderlo, para así sacarlo de la pobreza.

El hombre lo vende a un monje, quien se sorprende cuando, un día, al frotar la tetera, esta se convierte en un tanuki, quien se burla de él, mientras le dice que lo ayudará a obtener dinero. 

Dependiendo de la versión, el tanuki es llevado como ofrenda a un templo, o convertido en una atracción de un circo, donde lo hacen pasar por una tetera mágica, capaz de hacer aparecer patas y salir corriendo.

 

La benevolencia

Con estas historias podemos ver como los tanukis van desde hacer bromas y maldades, hasta devolver favores. Lo común en estas historias es que el tanuki no suele hacer buenas acciones solo porque sí.

 

En guerra con los Kitsune

Es sabido que los tanuki y los kitsune han estado en guerra varias veces, ya que no se llevan los unos con los otros. Y es que su orgullo como especie, al ser los dos únicos animales en Japón con la capacidad de cambiar de forma a su antojo, y su reconocida inteligencia, sólo podían ser o muy cercanos, o tener grandes peleas.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!