La leyenda de Hone Onna, un yokai vengativo

Hone Onna

hone onna

Hone Onna es un yokai, es decir, un espíritu o criatura japonés muy popular, que vaga por las calles buscando víctimas. Al contrario de muchos yokai, Hone Onna alguna vez fue 

humana, pero debido a su trágico final, ahora se encuentra condenada a esta forma.

 

Su leyenda

Hay dos versiones populares de la leyenda de Hone Onna, de las cuales, la más aceptada por la mayoría es la siguiente.

Se cuenta que Hone Onna, cuando era humana, era conocida como Tsuyu, una joven y bella geisha que estaba casada con un samurái. Tsuyu realmente amaba a su esposo, y hacía todo por él, lamentablemente a su esposo esto no le bastaba. 

Un día, cuando Tsuyu volvía a casa del trabajo, su esposo la esperaba con unos hombres desconocidos, antes de que Tsuyu pudiera terminar de comprender lo que ocurría, fue atada y llevada al barrio rojo, a cambio de una buena suma de dinero para su esposo. Allí Tsuyu fue obligada a ejercer la prostitución mientras se lamentaba cada día por la traición de su esposo, donde ella jamás pudo olvidar ese último día, en que su esposo ni siquiera fue capaz de mirarla a los ojos, mientras ella suplicaba por su ayuda. 

Pasaron los años y Tsuyu se hizo amiga de una mujer llamada Kion, que vivía en sus mismas condiciones, ambas deseaban escapar, pero sabían que si fallaban serían asesinadas. En este tiempo, también conoció a cierto hombre que solía ser un cliente frecuente, hasta que se enamoró de Tsuyu.

Este hombre quería ayudarla, y estaba dispuesto a dejar atrás su vida, para huir con Tsuyu y poder casarse. Con esto en mente, Tsuyu y él idearon un plan para poder escapar del burdel, en el cual incluso ayudarían a Kion, sin embargo, todo se vino abajo debido a los celos de su amiga.

Resulta que Kion amaba a ese hombre, quien solía llenarla de atenciones antes de que Tsuyu llegara y, al ver todo lo que estaba dispuesto a hacer por Tsuyu, no por ella, enfureció tanto que decidió ir con el dueño del burdel y contarle sobre los planes de fuga, para que así pudieran encontrarlos en el acto.  Por esto, Tsuyu y el hombre fueron detenidos justo al lado del río por el que tenían pensado escapar, asesinándolos a ambos.

Luego, dejaron el cadáver del hombre sobre la hierba, mientras tiraban el de Tsuyu al río, donde se encontraban cientos de otros cuerpos de mujeres que habían sido asesinadas de la misma forma. Fue allí cuando, llena de resentimiento por las dos traiciones que sufrió en vida, su espíritu absorbió las almas de todas las mujeres cuyos cuerpos allí se encontraban, convirtiéndose en una yokai.

Desde entonces Hone Onna va por las calles en busca de compañía, de la misma manera en que lo hacía en vida para llevar a hombres al burdel. Pero ahora había una gran diferencia, y es que todos los hombres huían al verla, cosa que la hacía sentir terriblemente mal. Con el tiempo, aprendió a tomar forma completamente humana, para así seducir a los hombres con su increíble belleza, para luego llevarlos a la muerte. 

 

La segunda leyenda

En esta leyenda no nos cuentan mucho sobre su origen, no obstante, se habla de Hone Onna como una mujer muy delgada que va con una lámpara roja a todas partes. Esta mujer solía seguir a los hombres hasta sus casas con la intención de acostarse con ellos, para robarles su energía y posteriormente sus almas. 

También se cuenta que, debido a que es un yokai relacionado con el amor, las personas contemplarán en ella reflejada su idea del amor, es decir, si la persona tiene muchas esperanzas y siente el amor como algo romántico, observarán a una mujer preciosa, pero por si el contrario sienten aversión por el amor, verán a un cadáver putrefacto, o un esqueleto.

 

La cultura pop

hone onna

Es común que los yokai sean incluidos en la cultura popular de Japón, ya sea al incluirlos en novelas, animes, pinturas y mucho más. En este caso, la referencia más famosa de Hone Onna en el anime se encuentra en “Hell girl”, también conocido como “Jigoku Shojo”, en el cual uno de los personajes principales es justamente este yokai, que actúa como aliada de la protagonista, en su trabajo como vengadora por encargo.

Además de esto, podemos encontrarla en muchas pinturas antiguas y modernas, así como en un par de películas de terror, aunque claro, sigue siendo menos conocida que otros yokai tipo fantasma como la Kuchisake-Onna (mujer de la cara cortada) y la Futakuchi-Onna (mujer de dos bocas).

 

La historia de Japón

La razón por la que nunca dejan de ser interesantes las leyendas, es porque nos hablan mucho sobre lo que fue el país en su pasado, como su cultura. Cuando hablamos de Hone Onna, hablamos de un espíritu que venga a las mujeres que fueron llevadas en contra de su voluntad a vender su cuerpo, siendo en la mayoría de casos, vendidas por sus propios familiares o amantes.

Esto nos recuerda que si bien Japón nos suele parecer un país maravilloso, con una seguridad increíble y muchas curiosidades, también tiene su parte mala, de la cual no se salva ninguna cultura, como hemos visto en otros yokai, siendo el Inugami (perros malditos por sus propios dueños), uno de los mejores ejemplos de lo cruel que pueden llegar a ser las personas a cambio de dinero y poder.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!