Inari, la diosa protectora de los alimentos

Inari

Inari

Entre los kami más destacados, con más de 40,000 santuarios en su honor, se encuentra Inari, kami de prosperidad, protector del arroz. 

Este es uno de los kami andróginos de Japón, puesto que se le conocen un total de tres apariencias, de forma general, pero llega a tener muchas más según la leyenda. En el caso más popular, se le conoce con la forma de un anciano de gran barba blanca, y la de una joven y hermosa mujer, de cabello largo. De cualquier forma, se cree que puede convertirse en un zorro, y suelen cargar con bolsas llenas de arroz.

Si vas a Japón, o incluso si ves fotos de templos al azar, es casi imposible no reconocer los templos de Inari una vez que conoces sus características tan resaltantes. A esta deidad japonesa se le suele relacionar con los zorros, y el color rojo, por lo que muchos de sus templos y santuarios tienen estatuas de zorros dentro o fuera del mismo, de la misma forma, el color rojo suele estar presente en caminos, decoraciones y más. 

 

¿De dónde proviene?

Inari, a pesar de ser una de las deidades japonesas más famosas, no tiene un origen claro, ni ninguna leyenda popular, como ocurre con el resto de deidades y seres mitológicos. Hay varias leyendas que hablan un poco de su vida, pero se contradicen entre sí, por lo que no son muy tomadas en cuenta. 

Entre estas leyendas, hay unas que cuentan que Inari fue la pareja de Uke Mochi, la deidad de los alimentos, la cual, al morir, le terminó dando una parte de su poder, para que se encargara de proteger los cultivos, asegurando la abundancia y prosperidad de la tierra. Otras, hablan de no uno, sino varios dioses, uno del agua, otro del grano, y otro de la tierra, los cuales, estando juntos conforman la entidad de Inari, y pueden ser venerados en conjunto o por separado.

Algunos mitos describen a Inari dando paseos por todo Japón, ayudando y ofreciendo comida a quienes lo necesitaran, pero, a su vez, en otros mitos era mostrada como una especie de Kitsune poderoso, que se encargaba de hacer algunas travesuras. Algo en lo que suelen coincidir la mayoría es que Inari tiene sirvientes y/o mensajeros Kitsune, los famosos zorros que pueden convertirse en humanos, ellos se encargan de seguir las órdenes de su kami, usualmente son blancos y benévolos, todo lo contrario a sus parientes, que tienden a estar envueltos en todo tipo de problemas.

 

El primer santuario

Lo más cercano que se tiene a una leyenda de su nacimiento, es el mito de su primer santuario. Se cuenta que hace mucho tiempo, en el siglo VIII a.C. Es decir, hace más de 2800 años, un joven llamado Hata no Irogu, que solía hacer largos paseos diarios junto a su ejercicio, se encontró un día en la montaña Inari a una chica muy hermosa, mientras practicaba sus habilidades del tiro con arco. 

Él estaba utilizando bolas de arroz pegajoso a modo de blancos, una actividad muy común para él, sin embargo, al disparar en el centro a una de ellas ese día, esta se convirtió rápidamente en una hermosa paloma blanca, que alzó vuelo. Él, sorprendido, decidió seguir a esta paloma, terminando así en el pico del monte Inari. 

Algunas versiones cuentan que no eran palomas, sino cisnes, que al posarse en la tierra, hacían que crecieran arrozales repletos y listos para cosechar. Sea como sea, el joven comenzó a venerarla al enterarse de su posición como diosa y, al notar todo lo que la kami podía hacer, mandó a construir su primer santuario lo más pronto posible. 

Inari

¿En qué casos se pide su ayuda?

Siendo un kami relacionado con las cosechas, especialmente al arroz, Inari es buscada y celebrada durante las fechas en que esto tiene mayor importancia, como los días de cosecha, o cuando recién es sembrada la semilla. Además, con el paso del tiempo se le ha otorgado de una forma u otra la posición de diosa de la prosperidad y abundancia, junto con algunos temas referentes a los negocios.

Por esto, hoy en día es común pedirle a este kami cosas referentes a cosechas, trabajo, negocios nuevos, obtención de más clientes, e incluso temas de fertilidad y herrería, a pesar de que cada una de estas cosas tiene su deidad correspondiente encargado de ello. No es de extrañar que se le suela confundir con ciertas deidades, o que por el contrario, varias deidades sean confundidas con esta kami. 

Los japoneses menos devotos no suelen prestar mucha atención a ello, siguiendo las tradiciones más por el hecho de que los demás lo hacen también, que por verdadero interés y curiosidad. Si deseas pedir algo en específico a Inari, te recomiendo llevar una ofrenda a la deidad, o sus mensajeros, pues de esa forma es más probable que escuche y tome en cuenta la petición. Las ofrendas a Inari suelen ser sobre todo tofu frito, y el Inari-sushi.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!