Ebisu, el dios de la fortuna y los pescadores

Ebisu

Ebisu

Ebisu es uno de los 7 dioses de la fortuna en Japón. Al tratarse de la buena fortuna, y el oficio del pescador, es un kami ampliamente venerado, con varios templos y festivales en su honor. 

También es conocido como el protector de los niños pequeños, por lo que es resaltado como uno de los más importantes. Se cree que él, al igual que Izanami e Izanagi, apareció durante la creación, viendo a Japón crearse y crecer, ofreciendo su fortuna y suerte a los japoneses.

 

La fortuna

Cuando hablamos de fortuna podemos referirnos a cualquier cosa, en el caso de Ebisu, esto va dirigido más por el lado de la fortuna, abundancia y prosperidad económica, y a su vez, con la abundancia de alimentos, lo que suele hacer que se le relacione con la diosa Uke Mochi. Pero, Ebisu, al contrario de Uke Mochi, no hace aparecer los peces ante los hombres, sino que los ayuda a pescar, convirtiéndose en el “patrón” de estos.

Aunque existen más dioses referentes a la comida, Ebisu logra posicionarse gracias a que los alimentos marinos son de los más queridos y apetecibles para muchos japoneses, siendo casi tan popular como el arroz blanco.

 

El pescador

El dios Ebisu suele ser representado con una caña de pescar, y algún pescado enorme, que simboliza la abundancia. Estos peces solían ser el bacalao, la merluza, la carpa, y la lubina. Los japoneses, desde hace mucho tiempo, utilizan su imagen para atraer la suerte, haciendo prosperar sus negocios.

Se cree que, además de atraer la suerte en el oficio de pescadores, también es capaz de hacer prosperar los negocios e intercambios siguientes, por ello comerciantes, mercaderes y agricultores también suelen venerarle. Podemos ver figuras e imágenes del dios Ebisu en multitud de negocios, como los restaurantes, los puestos de venta de agricultores, e incluso en lugares que se pensaría que tienen muy poco que ver, como salones de entretenimiento y más.

 

Santuario Imamiya-Ebisu

El dios Ebisu cuenta con numerosos santuarios en todo Japón, sin embargo, el que más destaca es el Santuario Imamiya-Ebisu, en Osaka, en el sector de Naniwa.

Este recinto sagrado fue creado hace más de 600 años, cuando el príncipe Shotoku, del periodo Asuka, dio la orden de buscar una forma de alejar a los espíritus malignos que, según se tenía entendido, provenían del Oeste del templo Shitennoji. Al ser una petición acelerada por la necesidad, fue un tanto pequeño y apenas funcional en su inicio, pero el aumento de ciudadanos de Osaka, y la devoción que pronto tomaron hacía este dios, hizo que este pronto obtuviera la importancia que merecía.

 

Los festivales de Ebisu

Al ser un dios tan importante, era casi imposible que no tuviera sus propios festivales y ocasiones especiales para brindar ofrendas. Aunque unos resaltan más que otros

 

Ebisu Matsuri

Primero que todo, el festival Ebisu Matsuri, que es celebrado en el famoso Santuario Imamiya-Ebisu. A este festival también se le conoce como Toka Ebisu y se celebra entre el 9 al 11 de enero. 

Al tratarse del dios de la prosperidad en los negocios y el alimento marino, es completamente necesario para muchos empresarios ir sí o sí a celebrar al dios Ebisu, mientras rezan, para que así este los ayude a mantenerse estables, y con buenas ventas.

 

¿Cómo se celebra?

Hay varias actividades en este festival, por ejemplo, ver fuegos artificiales es algo común en muchos festivales, sin importar la deidad, pero para este dios en particular, lo usual es regalar o comprar un amuleto de la suerte. Por supuesto, por ello las personas más beneficiadas en estas fechas son los artesanos que crean amuletos para todos, sea o no seguidor del dios Ebisu.

Entre los amuletos más comprados está una rama de bambú decorada con imágenes y objetos que se cree que atraen la prosperidad. Con esta rama se cree que se asegura la prosperidad de cualquier negocio, por lo que las colas para conseguirlo suelen ser interminables en todo momento.

Los vendedores de estos amuletos son conocidos como Fukumusume, que quiere decir “hijas de la suerte”, debido a que van esparciendo la suerte entre sus compradores durante toda la noche. La disponibilidad para vender en este festival es muy poca en comparación con todas las solicitudes que llegan, por lo que el solo hecho de estar allí vendiendo las ramas de bambú, u otro tipo de amuletos, se considera como uno de los mayores favores en ese día del dios Ebisu.

A este festival, que cuenta con uno de los ambientes más animados, lleno de música y risas, suelen asistir alrededor de un millón de personas entre el 9 y 11 de enero y, aunque no es el único festival de Ebisu, si está entre los favoritos de los japoneses, aunque claro, preferimos no generalizar tanto.

Otras cosas interesantes de este festival son los amuletos de máscaras o figuras del rostro del dios Ebisu, ya sea que venga “solo”, o junto a los otros dioses de la fortuna. Además, siempre es un espectáculo encantador el ver a las geishas y maikos durante el festival, aunque recuerda, que si vas y encuentras una, es preferible no molestarlas mucho con la cuestión de las fotos, y no tomarle una sin su permiso.

Y, por supuesto, no puede faltar la comida en cualquier festival, destacando el Takoyaki, los fideos Yakisoba, y el Okonomiyaki, especialidades de la comida callejera de Japón. Todo esto hace del festival Ebisu Matsuri algo imperdible para cualquier turista que esté en Japón en estas fechas.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!