La leyenda que dió nombre al monte Fuji, «El cortador de Bambú»

El cortador de bambú y la princesa Kaguya

Pocos lugares están tan llenos de misterios como el Monte Fuji, el pico más alto de todo Japón, que ha inspirado a miles de artistas, siendo objeto de culto y admiración. Las historias sobre su creación, y lo que habita entre sus cuevas y lagos no son pocas, en esta ocasión, te hablaré sobre una leyenda en particular, la leyenda de Kaguya la princesa de la luna.

Tal vez algunos conozcan esta leyenda por la película del estudio Ghibli, El cuento de la princesa Kaguya. Si bien esta película es bastante fiel a la leyenda que la inspiró al inicio, toma un camino distinto muy pronto, por lo que las diferencias son muchas.

También conocido como el cuento del cortador de bambú, esta leyenda es considerada el cuento japonés más antiguo que existe y, aunque se desconoce su fecha exacta de creación, se asume que proviene del siglo X.

 

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Todo inicia cuando, un día cualquiera, un cortador de bambú que se encuentra trabajando, se sorprende al ver una luz intensa proveniente de un bambú que estaba cortando. Al notar esto, curioso, decide cortar con mucho más cuidado, para ver qué es lo que brilla de esa forma.

Dentro del bambú se encuentra una niña pequeña, cuyo tamaño apenas se compara con el pulgar del anciano. Más que asustarse, o cualquier otra cosa, él se queda dudando sobre qué hacer con esa pequeña niña, así que se devuelve a casa con la niña, para así consultarle a su esposa. 

Ellos dos eran un matrimonio infértil, que habían suplicado a los dioses miles de veces por la oportunidad de tener un hijo, por lo que al ver a la niña en las manos de su esposo, la mujer inmediatamente quiso adoptarla. La cuidó como si fuera su propia hija, colmándola de amor, pensando en que definitivamente debía ser una bendición de los cielos, que escucharon al fin su pedido.

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Imagen obtenida del permigamido original, disponible en la Biblioteca Digital Mundial

 

Debido a su condición, y la forma en que llegó al mundo, los dos ancianos le pusieron por nombre “Kaguya” que significa “luz brillante”. La niña pronto creció, obteniendo el tamaño de una persona normal.

Su ahora padre, entusiasmado con la idea de tener una hija, salió nuevamente a cortar bambú, con la idea de trabajar más duro, para poder mantenerla. La sorpresa de este hombre no se detuvo ese día, ya que al volver a cortar bambú, se encontró con pepitas de oro. 

A partir de entonces, estas pepitas aparecían en cualquier tronco de bambú que cortara, por lo que la familia pronto pasó a ser rica, construyendo una enorme casa, donde le darían a su nueva hija todo lo que ella pudiera desear. 

Kaguya, a medida que iba creciendo, se hacía más y más hermosa, cosa que llegó a los oídos de todo Japón. Los pretendientes no se hicieron esperar, llegando príncipes de reinos lejanos a pedir su mano personalmente.

Considerándolos frívolos, Kaguya los rechazó a todos, declarando que si de verdad la amaban, debían traerle un tesoro sagrado, para poder aceptarlos. Es así, como cada príncipe fue enviado a la búsqueda de diversos tesoros imposibles, y muy posiblemente inexistentes.

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Al primer príncipe se le encomendó la búsqueda del famoso cáliz sagrado de Buda, por el cual debía viajar hasta la India, pues se creía que allí se encontraba. Este príncipe, queriendo salir del paso, llevó un cuenco antiguo que tomó de un templo a Kaguya, haciéndolo pasar por el real. Ella se dio cuenta rápidamente del engaño, ya que el cuenco se notaba demasiado simple.

El segundo príncipe lo tenía un poco más fácil, pues se le había pedido la rama de un árbol sagrado, hecho de oro y plata, cosa que podía ser fácilmente falsificada gracias a su enorme riqueza. Una vez creada la rama, con ayuda de los mejores artesanos, el segundo príncipe pidió la mano de Kaguya, quien al ver la rama, no tenía forma de decirle que no. 

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Pronto todos corrieron, organizando los preparativos para la boda. El príncipe estaba seguro de su victoria, y no tardó en declararse el prometido de Kaguya por toda la nación. Por suerte, mientras se alistaban los preparativos, llegaron muchos artesanos a exigir a su palacio, que como prometida del príncipe, pagara la cuenta de la fabricación de la rama, que el príncipe se había negado a pagar finalmente. 

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Enfurecidos por el engaño, Kaguya y su anciano padre echaron al segundo príncipe, dando fin al compromiso.

El tercer príncipe decidió ir por el mismo camino, pidiendo a artesanos chinos que crearán la legendaria túnica de la piel de la rata de fuego, pagando enormes cantidades de dinero por ella. Habiendo creído que los vendedores le contaron la verdad, fue a ver a Kaguya, y con seguridad declaró que la túnica era auténtica. 

Lamentablemente para él, la túnica ardió en su totalidad, dejándolo como un mentiroso, al que echaron igualmente.

El cuarto príncipe, armado de valor, fue en búsqueda de un poderoso dragón, para quitarle sus joyas brillantes, siendo este el regalo pedido por Kaguya. Luego de un tiempo buscando por mar y tierra, donde estuvo a punto de morir en más de una ocasión, terminó dándose por vencido. 

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

El quinto y último príncipe, encargado de encontrar la concha preciosa que nace de las golondrinas, terminó en una trágica muerte, cayendo desde gran altura, durante la búsqueda de la misma. 

Así terminaron de llegar propuestas a Kaguya, considerándola inalcanzable y en algunos casos, despiadada por pedir cosas imposibles. Tanta era su fama, que llamó la atención del emperador.

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Este llegó al igual que los otros, pidiendo su mano, cayendo rendido ante su gran belleza. Al contrario de los príncipes, el emperador fue capaz de llegar al corazón de Kaguya, llamando su atención, y convirtiéndose en amigos cercanos, que se enviaban cartas constantemente, sin embargo, aun así ella rechazó casarse con él, sin darle ninguna explicación.

Poco después, a Kaguya se le veía cada día más triste, llegando a llorar en las noches, mientras observaba a la luna. Se mantuvo en silencio sobre su dolor durante varios meses, hasta que un día, le contó a sus padres la verdad.

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Kaguya era en realidad, la princesa de la luna, a quien buscarían pronto sus súbditos, para llevarla a casa y así reinar en los cielos. Su padre, al oír aquello, corrió en búsqueda del emperador, para pedirle su ayuda.

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Con esto, de un día para otro, cientos de los mejores guerreros se quedaron resguardando a la princesa Kaguya, para evitar que cualquiera se la llevara. Pero, nada de esto sirvió, pues al llegar la noche pactada, la luz de la luna fue tan intensa que dejó deslumbrados e inmóviles a los guerreros, quienes no pudieron hacer nada, al ver cómo se llevaban a la princesa.

Esa noche, solo quedaron dos cosas de Kaguya en la tierra, ambas dirigidas al emperador. La primera era una carta donde expresaba su amor, y le deseaba una buena vida, y la otra, era el elixir de la vida eterna.

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

La verdadera leyenda de Kaguya la princesa de la luna

Devastado, el emperador no quería ninguna de estas dos cosas, así que tomó su ejército y partió a la montaña más alta de todas. Estando ya en la cima, encendió una fogata, donde quemó la parte, y vertió todo el elixir, asegurando que él no deseaba la vida eterna, y que eso, sería incluso una tortura para él, si eso significaba que nunca volvería a verla.

El emperador tenía la esperanza de que al menos el humo producido por la carta y el elixir fuera tan alto, que pudiera alcanzarla en la luna. 

A partir de entonces, la montaña siguió soltando humo, como si la carta aún estuviera quemándose. Al ver que este humo siguió brotando, las personas decidieron llamarla Fushi, que en japonés, significa “inmortalidad”, en honor a la trágica historia de amor.

Con el tiempo, este nombre fue cambiado a “Fuji”, y su historia quedó grabada por toda la eternidad. 

 

El impacto de esta historia

Esta leyenda nos cuenta sobre la historia del nombramiento del famoso Monte Fuji, que hasta hace relativamente poco, seguía siendo un volcán activo, por lo que era normal ver salir humo de este constantemente. 

La leyenda de Kaguya la princesa de la luna, es tan antigua, y ampliamente conocida, que podemos encontrar referencias a esta en cientos de relatos, películas, series e incluso animes. 

La versión más apegada a la historia es, por supuesto, la creada por el estudio Ghibli, que no se contentó con solo contar la historia, sino que incluso lo hizo animándola mediante el uso de animación tradicional 2D, con el estilo de arte antiguo, logrando destacar los detalles de la época de manera excepcional. 

Definitivamente, Japón no deja de sorprendernos con su mitología, leyendas y creencias, dándonos historias increíbles sobre la creación, y el porqué de cada cosa. ¿Qué te ha parecido esta leyenda? Coméntanos tu opinión, estaré feliz de leerte. 

Si quieres saber más sobre las leyendas de Japón, puedes leer sobre ellas aquí.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!