Los niños van solos desde los 6 a la escuela en Japón

¿Por qué los niños van solos desde los 6 años a la escuela en Japón?

los niños van solos desde los 6 a la escuela

Una de las cosas que más destacan de Japón es su seguridad, la baja tasa criminal que es casi inexistente, hace que sea muy poco probable que tengas sufras de alguno en toda una vida en Japón. Por supuesto, esto no significa que no exista en absoluto, pues tanto el robo, el secuestro, la violación y el asesinato, y otros delitos ocurren en Japón, solo que la cantidad de veces que ocurre es menor, razón por la que es común ver incluso a niños que van solos desde los 6 a la escuela.

Es tanta la confianza que tienen los japoneses con la seguridad del país, que casi ningún padre tiene problema alguno con que sus hijos de 6 años, sean niños o niñas, que recién van a su primer año de primaria, vayan solos a sus escuelas. No negaremos que puede llegar a desaparecer uno o dos niños al año, pero es eso, uno o dos al año. Un panorama muy distinto al que tenemos en muchos países de occidente, sobre todo si hablamos de Latinoamérica. 

Como ya se ha mencionado, Japón es un país en el que fácilmente puedes dejar tu teléfono tirado en cualquier sitio, volver media hora después, y encontrarlo justo donde lo dejaste, y esto aplica con casi todo. De hecho, las únicas cosas que se suelen robar son los paraguas y las bicicletas, ¿por qué? Porque en épocas de lluvias todos agarran lo primero que encuentran, y en un apuro cualquiera agarra una bicicleta en la calle y luego la deja por ahí, al tener identificadores, la mayoría de veces el dueño encuentra su bicicleta.

Aun con tanta seguridad, muchos pueden pensar que sigue siendo absurdo permitir que los niños vayan solos, e incluso pueden pensar que los padres japoneses son irresponsables, perezosos, o simplemente no les interesan sus hijos. Nada más lejos de la verdad, el permitirles esto es justamente con la intención de que los niños aprendan lo que es la responsabilidad desde pequeños, para que sepan manejarse en sociedad, y aprender sus reglas y leyes.

 

¿No hay peligro?

En primer lugar, hay que aclarar que la mayoría de veces no están completamente solos, suelen estar en grupos de niños, y suele haber un adulto que los guía las primeras veces, o incluso los primeros meses del primer año. Con esto, los padres se aseguran de que se aprendan bien el camino, y no se pierdan. 

Algo muy curioso, y completamente opuesto al resto del mundo, es que en Japón se le suele dar el consejo a los niños de que confíen en las personas de su alrededor, pues esas personas los ayudarán. Esto suena a una locura y un gran peligro en cualquier otro lugar, pues bien que nosotros hemos oído desde pequeños las famosas frases “no confíes en extraños”, “no recibas nada de extraños”, “no te vayas con ningún extraño”, al punto en que hoy en día, siendo adultos, instintivamente nos podemos a la defensiva si alguien extraño se nos quiere acercar en la calle, sobre todo en el caso de las mujeres que caminan solas. 

Por supuesto, a los niños japoneses también se les dice que no vayan a ningún lugar desconocido con un adulto que no conocen, ni que se suban a carros que no sean de un familiar. Pero, esto es todo, de resto simplemente se les aconseja que pidan ayuda si se encuentran en un apuro, o si se han perdido. 

los niños van solos desde los 6 a la escuela

¿Cómo se protegen los niños de los acosadores y secuestradores?

La ingenuidad de un niño puede hacer que caiga en las manos de alguna persona peligrosa, sin embargo se hace todo lo posible para que no puedan tan siquiera intentarlo. Una opción común es hacer que los vecinos o amigos vayan en grupo.

 

Las alarmas

Algo que suelen tener casi todos los niños, y que venden en cualquier tienda genérica, son las alarmas anti secuestro. Estas son alarmas en varias formas, algunas simples, y otras camufladas como pequeños peluches o llaveros de personajes de anime, que se pueden guindar del bolso, o del cinturón. 

La idea de esto, es que cuando el niño se sienta en peligro, o alguien intente arrastrarlo a otra parte, el niño presione un botón que hará sonar una alarma idéntica a la de un carro, con la misma intensidad. De esta forma, cualquiera que esté cerca irá a ayudarlo, y puede llegar a alertar hasta a la policía, si están lo suficientemente cerca. 

La única forma de hacer que la alarma se detenga, es volviendo a presionar el botón mientras se hacen una o dos cosas más, de tal forma que se necesitan las dos manos, y calma. Aun si llegase a activarse por error, las personas de alrededor intentarán separar al niño del adulto, sin importar qué diga este, o si intenta hacerse pasar por un familiar. 

 

¿Qué aprenden los niños con esto?

Los niños que van solos desde los 6 a la escuela aprenden la responsabilidad de la puntualidad, así como la importancia de las normas de tráfico, el respeto hacia las personas de su alrededor y la importancia de las figuras con autoridad, como son los policías y los maestros. Además, el ir solos evita las horas de embotellamiento en las carreteras por la cantidad de padres llevando a sus hijos en carro, por esto mismo, la mayoría de los padres prefieren que los niños vayan a un colegio cercano a su hogar. 

Sin duda alguna, esta es una de las grandes diferencias culturales que tiene Japón con el resto del mundo.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!