Descubre 8 absurdas leyes japonesas que debes conocer

Las 8 absurdas leyes japonesas que debes conocer

las 8 absurdas leyes japonesas que debes conocer

Cuando viajamos a otro país, lo principal a tener en cuenta siempre deberán ser las leyes, y es que desconocerlas nunca será escusa para romperlas.
Es normal equivocarse cuando en otros países con este tipo de temas, por lo cual los oficiales suelen ser un poco más flexibles con los turistas, pero aun así, eso no significa que puedas excusarte de todo problema solo por no ser residente del país.
Por esto, para evitar problemas, multas o incluso tiempo perdido de encarcelamiento, te traigo una lista de 8 absurdas leyes japonesas que debes conocer antes de viajar a Japón.

1. Escalar los postes de cables

Aunque es extraño ver a alguien escalando estos postes en cualquier parte del mundo, aún hay situaciones en las que esto llega a suceder. La ocasión más común es cuando una persona intenta arreglar por sí misma una falla de cabreado, lo cual está completamente prohibido.
También puede ser que se trate de alguien que lo intenta por un reto, siendo típico en adolescentes, o porque desean tomar una fotografía desde un punto alto.
De cualquier forma, esto ocurría tan seguido, y podía ocasionar tantos accidentes, que el gobierno japonés decidió aprobar una ley con la que se prohíbe que nadie que no tenga una licencia de electricista especializado, pueda subir a los postes de cableado, sin importar la razón.
Si incumples esta ley, puedes recibir una multa o incluso pasar un par de noches preso.

2. Tener el pasaporte siempre a la mano

Debido a la gran cantidad de turistas, y la posibilidad de que algunos de ellos se conviertan en un inmigrante ilegal, quedándose más tiempo del establecido, o rompiendo alguna ley sin saberlo, los policías japoneses están en su derecho de pedir los papeles a cualquier extranjero, por lo que estos siempre deben llegar sus documentos consigo.
En caso de no tenerlos, se llevarán consigo una multa, o puede que incluso se vean obligados a ir a la estación policial. Esto llega a ser un problema para los japoneses descendientes de padres extranjeros, cuyas características hacen que los confundan con turistas, sobre todo cuando salen de su zona de residencia y trabajo.

3. Saltarse la fila

Seguro alguna vez has visto a alguien meterse en una fila, o tu mismo lo has llegado a intentar. Pues, déjame decirte que esto es ilegal en Japón, ya que se considera como alteración al orden, un comportamiento violento hacia un grupo de personas, que esperan la distribución o compra de ciertos productos o servicios.
Lo normal es recibir una multa cuando esto sucede, sin embargo, algunos casos llegan al punto de encarcelamiento.

4. Beber mientras se conduce bicicleta

Normalmente a las bicicletas no se les toma muy en cuenta legalmente como un transporte, por lo que en muchos países, sobre todo los latinoamericanos, no llegan a existir las ciclovías, ni muchas normas sobre cómo utilizarlas.
Pero, Japón por su parte se toma más en serio la forma en que son utilizadas las bicicletas, ya que gran parte de su población las utiliza. Entre sus reglas, están el no conducir después de consumir alcohol, así como no llevar a una segunda persona en una misma bicicleta.
P.D. Como dato curioso, ¿sabías que es más probable que te roben la bicicleta, a que alguien te robe dinero, en Japón? Normalmente no las toman por quedárselas, sino que en un apuro toman la primera que ven, y luego las dejan botadas por ahí. Posteriormente son encontradas gracias a que suelen tener identificadores, como matrículas.

las 8 absurdas leyes japonesas que debes conocer

5. Vomitar en un Taxi

Al parecer, el servicio de taxi se considera una especie de contrato, en el que el taxi se asegura de llevar del punto A, al punto B al cliente, mientras este se compromete a comportarse dentro del vehículo y dejarlo tal y como lo consiguió. Por esto, si llegas a vomitar dentro de un taxi, por borrachera u otro motivo, el taxista está en todo su derecho que exigirte una compensación económica para solventar los gastos de limpieza.
De la misma forma, si el cliente causa algún tipo de daño al vehículo, sin importar el tipo que sea, está obligado a entregar la compensación para solventar el problema.

6. No le insistas a alguien para que beba

Debido a las distintas fiestas, reuniones y salidas que suelen darse entre los compañeros de trabajo, ya sea particularmente, o por invitación de los jefes, en las que se está obligado por ética, a ir, muchas veces la misma presión social no le dejaba más opción a todos de beber por igual, ya sea que les gustase o no.
Recordemos que en Japón, es común que las personas guíen sus acciones según lo que es socialmente aceptado y lo que no, por lo que la presión social es mucho mayor en este tipo de casos.
Para solucionar este problema, ahora existe una ley con la que pueden ponerle una multa a quien sea en exceso insistente con hacerte beber, en cualquier tipo de ambiente, por lo que ya no hay necesidad de preocuparse tanto por estas cosas.
Aun así, el beber por la presión sigue siendo muy común, ya que tampoco se quiere quedar mal llevando denuncia a cabo.

7. Fumar en las calles

Algo que deben tener muy presentes los fumadores. No pueden fumar en cualquier parte, de hecho, hay unos pocos lugares designados donde si pueden hacerlo, rodeados de otras personas fumadoras, de donde saldrán con un olor muy cargado de cigarro.
Casi todas las calles cuentan con letreros y señales de no fumar, y aunque no llegues a ver ninguno, no vayas a encender un cigarrillo sin haber preguntado antes a alguien de la zona, ya que la gran mayoría del espacio público es 100% libre de humo de cigarro.

8. Llevarte mal el cambio de una compra

A veces pasa, que entre tantos clientes y productos, el cajero puede confundirse y darte el restante de tu compra mal, ya sea que te dé más dinero del que debía, o te dé menos. En caso de que esto ocurra, tienes que resolver el error, ya que si te vas sin hacerlo, te arriesgas a que el cajero lo señale y te coloquen una gran multa, a pesar de que el error no era tuyo en un principio.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!