El Día Blanco en Japón, la continuación de San Valentín

El Día Blanco en Japón, la continuación de San Valentín

El día blanco en Japón

La celebración del Día Blanco en Japón, es un día muy esperado por las chicas, ya que es el día en que los hombres a los que les regalaron chocolates en San Valentín, ahora tienen la obligación moral de devolverles el regalo, llevándose quizás, la parte más cara del asunto.

Como mencioné en el post sobre el San Valentín en Japón, en este país dividen el día del amor y la amistad en dos días muy distintos, que son el San Valentín y el Día Blanco.

En primero solamente las mujeres se encargan de regalar chocolates a sus parejas, amigos, e incluso compañeros de trabajo o instituto, y sus vecinos, prácticamente cualquier hombre conocido, lo que es mucho.

En el segundo es el turno de los hombres, de devolver la atención presentada, cosa que puede llegar a ser más complicado, ya que deben recordar quienes les dieron chocolates el mes anterior. Pobres de ellos si llegan a olvidar a alguna chica, ya que se considerará una descortesía, y señal de que no quiere seguir teniendo lazos de ningún tipo con ella.

El grave problema de todo esto es muy obvio, es una celebración importada y alterada por las empresas chocolateras, quienes hacen hasta la mitad de sus ventas anuales en un solo par de días, gracias al San Valentín.

Puede parecer muy bonita la idea de que todos reciban regalos, y hacer cosas especiales con la pareja, pero lo cierto es que el gasto en estos dos días es tan elevado, que tanto hombres como mujeres, han mostrado desacuerdo con la práctica, por considerarla innecesaria.

Pero, por supuesto, no dejan de hacerlo, ya que siempre se mantiene presente la famosísima cultura de hacer las cosas “porque los demás lo hacen”. Un buen recordatorio que muchos japoneses son capaces de vaciar sus bolsillos solo por no quedar mal socialmente.

Y es que no habría problema si se tratara solo de parejas y amigos, como en el resto del mundo, pero, al incluir literalmente a casi todas las personas conocidas por trabajo, escuela, clubes o cualquier otro, se vuelve completamente excesivo.

El Día Blanco

Teniendo lugar el 14 de marzo, en el día blanco cada hombre debe buscar la forma de devolver el regalo, en este caso, no se limitan solo a los chocolates, aunque sigue siendo uno de los regalos más comunes.

Gyaku Choko

El Gyaku Choko es un tipo de chocolate creado con el único propósito de servir para esta ocasión. Es la contraparte del “Giri Choko”, que entregan las chicas a los conocidos, por lo que debe devolverse en la misma medida, manteniéndose en la cima de los más vendidos, ya que claro, involucra a mucha gente, incluso personas con las que casi nunca hablas.

Es un chocolate de “cortesía”, y obligación social.

El Gyaku Choko, curiosamente, se distingue muy fácil de los demás tipos de chocolates, ya que en su envoltura usualmente las palabras están impresas al revés, como si lo estuvieras leyendo contra un espejo.

Es una buena manera de dejar bien en claro la razón del chocolate, ya que ni siquiera hace falta leer la envoltura.

Al igual que el Giri Choko, el Gyaku Choko suele comprarse por cajas, para ser repartido más fácilmente. Es un chocolate barato, sin gran significado detrás, simplemente de agradecimiento.

El día blanco en Japón

Para la pareja

Por supuesto, no puedes darle un frío y simple Gyaku Choko a tu pareja, pues podría interpretarse como que quieres terminar con ella, y de una forma muy, pero muy insensible, casi peor que terminarle por mensaje de texto.

Pero, en el caso de los hombres, no existe un “Honmei Choko” ya listo para comprar. Hay chocolates claros, pero, lo más resaltante en esta celebración, es que el hombre, para poder demostrar su amor (y su capacidad monetaria), debe regalar algo que cueste el doble o triple, que el regalo obtenido en San Valentín.

Esto quiere decir que, si la chica en San Valentín compró un Honmei Choko de 5000, el hombre debe gastar mínimo en algo que cueste 10,000, y para quedar como un excelente novio, mínimo unos 20,000.

Esto, claro está, es la idea que la publicidad se empeña en meter en la cabeza a los pobres japoneses, por supuesto, no es que las mujeres sean tan interesadas como para terminarlo si no gastan montañas de dinero en ellas, pero si esperan que le devuelvan el detalle del mes anterior.

Además, los regalos, en su mayoría son de color blanco (de ahí el nombre). El chocolate blanco, los perfumes, ropa, peluches, flores, joyas, lencería, cena con decoración blanca… Cualquier cosa por el estilo.

También está la posibilidad, vuelta casi una costumbre, de regalar chocolate blanco con una forma, puede ser la forma que sea. Una figura o muñeca de chocolate, un corazón, un objeto… La imaginación es el límite en este caso.

Los amigos y familia

En el caso de los hombres es menos común el regalar cosas para los amigos hombres, o familiares, así que usualmente los incluyen en la repartición de Gyaku Choko. Dependiendo de qué tan cercana sea la persona, o si tuvo un detalle extra en el San Valentín, el hombre puede tomarse la molestia de escoger algo más personal, o dar algún que otro detalle extra, pero igualmente no llegará al nivel de lo que se gasta en una pareja.

Ahora que estás al tanto de esto, sabrás no meter la pata del todo, si llegas a tener una relación con un japonés o japonesa. ¿Qué opinas de estas dos celebraciones? Comenta lo que piensas, estaré feliz de leerte.

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!