Los alfabetos japoneses, Hiragana, Katakana y Kanji

Los alfabetos japoneses

alfabetos japoneses

Si quieres aprender el idioma japonés, ya sea porque quieres viajar a japón, o simplemente quieres ver los animes sin subtítulos, lo primero que debes conocer son los alfabetos japoneses. Japón cuenta con 3 alfabetos distintos, de los cuales, dos de ellos son completamente necesarios para comenzar nuestro aprendizaje, el hiragana y el katakana, mientras que el último, el kanji, es un alfabeto extenso que se aprenderá a medida que avancen las clases, sin importar si estamos en clases de japonés, o somos autodidactas.

 

Pero, ¿por qué los japoneses necesitan tantos alfabetos? El japonés es uno de los idiomas más difíciles del mundo, con una gramática un tanto compleja que involucra a los tres alfabetos, para poder darle sentido a las frases. Cada alfabeto tiene su función dentro del japonés, por lo que todos son igual de importantes. 

 

El hiragana

El primer alfabeto que se suele aprender y enseñar es el hiragana, un alfabeto silábico, ejemplo: na, ni, nu, ne, no, que consta de 48 caracteres básicos, de los cuales, la mayoría puede modificarse al añadir pequeños trazos en la parte superior, para darle una nueva lectura.

 

Esto quiere decir, que si tenemos la sílaba “Sa” [さ], al modificarla se convertirá en “Za” [ざ]. Esto puede sonar un poco complicado, pero todas las sílabas cambian a otra de sonido parecido, por lo que más que una modificación, es bueno verlo como un tipo de acento, si eso te ayuda a verlo mejor. 


Por ejemplo:

か “Ka”

が “Ga”

さ “Sa”

ざ “Za”

た “Ta”

だ “Da”

は “Ha”

ば “Ba” 

ぱ “Pa”

 

Como puedes ver, la única diferencia son estos trazos en la parte superior del trazo. Este es el único tipo de modificación que tiene el hiragana, es el alfabeto más sencillo, y puede aprenderse con juegos y mediante la memorización por caligrafía, lo mejor es hacer uso de ambas técnicas.

¿Para qué se utiliza?

Puede ser usado para escribir cualquier palabra japonesa, cosa que normalmente hacen los niños cuando aún no han empezado a aprender el kanji, pero, esta no es su función real, sino que simplemente es un “atajo” para los que no recuerdan, o no conocen un kanji en específico.

 

Aunque técnicamente sí podemos escribir todo un libro en hiragana, de hacerlo, no se podría entender casi cada, ya que hay muchas palabras que se pronuncian exactamente igual, por lo que la única forma de reconocer el significado del texto, es usando el kanji. Pero, tampoco podemos escribir todo en kanji, ya que ese alfabeto se basa en ideogramas que muchas veces son ambiguos, así que tampoco se entendería casi nada. Por esto, el hiragana tiene su función como “partícula”, es decir, es utilizado dentro de una oración para dar un mejor entendimiento de lo que se quiere decir, ejemplo:

 

Si quisiéramos decir “Tom es un estudiante, y María también”:

 

Escrito sin hiragana se leería como: トム 学生,マリア “Tom estudiante, María”

Mientras que escrito correctamente sería: トム学生マリア“Tom es un estudiante, y María también”

 

Hiragana escrito en verde

Kanji en marrón

Katakana en rojo

 

En este ejemplo, , el primer hiragana, se refiere más o menos al verbo ser (y digo más o menos, porque no tiene una traducción directa), el segundo , es otro hiragana que suele usarse para decir que algo o alguien “es” algo, otro tipo de verbo ser. Por último , que es el hiragana con traducción más directa y simple, que se refiere a “también”, en el contexto de que alguien “también” es estudiante. 

Furigana

El furigana, y yomigana, se refiere a cuando el hiragana se escribe más pequeño de lo usual, y se coloca encima de un kanji, con la intención de que otras personas, que no saben leer el kanji, puedan entender mejor lo que dice. Esto es común en textos para niños, en mangas juveniles, pruebas, o cuando un texto requiere el uso de un kanji de poco uso, razón por la que es posible que muchos no lo conozcan. 

¿Cómo aprenderlo?

En caso de que quieras iniciar el aprendizaje del hiragana, y el katakana, te recomiendo apps como “Kana Mind” y “Obenkyo”, ambas tienen la opción de aprender mediante el uso de tarjetas como juego de memoria, además, Obenkyo ofrece la opción de escribir con el dedo, o el lápiz si tienes tablet, para que la app te corrija tus errores. Su significado individual como “partículas” pueden aprenderse con esta misma aplicación.

 

También hay diversos juegos de pelea y otros por el estilo, en los que atacas a tu oponente al seleccionar el hiragana, o katakana correcto, a la vez, recibes daño cuando te equivocas, algo perfecto para las personas a las que se les dificulta mantenerse concentrados mientras estudian.

alfabetos japoneses

Katakana

Tiene la misma cantidad de caracteres que el hiragana, siendo también un alfabeto silábico, sin embargo, es utilizado solamente en una ocasión, a la hora de escribir palabras extranjeras.

 

Si volvemos a ver el ejemplo anterior:

トム学生マリア“Tom es un estudiante, y María también”

 

El katakana, escrito en rojo en esta ocasión, solo se usa para escribir los nombres de Tom y María, nombres extranjeros. Esto ocurre con cualquier nombre o palabra extranjera, como puede ser “Robot”, “Game”, “Bye” y muchas más. Además, al escribirlas, las sílabas que no existen en el japonés, como la “L”, son cambiadas por otras letras, como la “R”, de esta forma, nombres como “Lisa”, se leerían y escribirían como “Risa”, sin que esto cambie su significado.

 

A pesar de ser la misma cantidad de caracteres que el hiragana, suele ser un poco más complicado de aprender, ya que no se ve de forma tan frecuente en los textos japoneses, así que es común que los estudiantes olviden de vez en cuando uno o dos caracteres. 

Kanji

Por último, el alfabeto japonés con casi 10,000 caracteres. Este es el alfabeto más extenso y difícil de los tres, pero, lo “bueno”, es que de estos 10,000 caracteres, solo hay 2,000 de uso diario, el resto no es necesario en la mayoría de casos.

 

Claro que 2,000 siguen siendo muchos caracteres, pero al menos ya la cifra no se ve tan terrible. Este alfabeto se compone de ideogramas, es decir, cada kanji representa un concepto, más que una palabra en sí, por ello, el kanji del sol puede ser utilizado para referirnos al día del mes, a la mañana, u otras cosas referentes, dependiendo del contexto.

 

Lamentablemente muchos abandonan el estudio de este idioma debido a lo complicado de su escritura, pero, realmente vale la pena una vez que te tomas en serio el reto de aprenderlo.

 

De cualquier forma, este alfabeto se divide en “niveles”, los cuales demuestran el dominio que tienes sobre el idioma, por ejemplo, el nivel básico de japonés, con el cual ya puedes mantener conversaciones, te pide aprender alrededor de 100 kanjis de uso tan común, que los verás en todas partes, todo el tiempo, facilitando su memorización. El segundo nivel ya corresponde a 300 kanjis, y así continúa, con este nivel ya puedes ser contratado en varias empresas, o locales, y puedes entablar conversaciones más profundas y diversas.

¿Cómo se aprende?

 

Hay dos formas, lo memorizas, con ayuda de caligrafía, y algunos juegos de teléfono como con el hiragana y katakana, o utilizas un método distinto, como el del libro “Kanji para recordar”, que le asigna “cuentos” a cada kanji, de tal forma que utilizamos otra área de nuestro cerebro para recordarlos, cosa que es más eficiente, pero a la vez, por tomarlo a la ligera, muchos luego no vuelven a practicar los primeros, y con el tiempo los olvidan poco a poco.

 

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!