Alquilar personas en Japón

Alquilar personas en Japón

Alquilar personas en Japón

No, en este post no vamos a hablar de nada sexual, todo lo contrario, vamos a hablar del exitoso trabajo de alquilar personas en Japón, ¿para qué? Para que finjan ser tus amigos, tu familia, para fingir que tienes una novia o novio (sin que estos te den besos o algún otro tipo de contacto). E incluso puedes alquilar chicos guapos para llorar en sus hombros, una muy buena opción si te sientes solo, y necesitas apoyo emocional, pero no le tienes tanta confianza a tus amigos, o directamente no tienes amigos.

Recordemos que Japón es uno de los primeros países en las tasas de suicidio, lo que significa, que muchos de sus habitantes se encuentran en un mal estado mental debido a la presión social, la ansiedad, la depresión y sobre todo la soledad. De por sí, aunque amamos su cultura y costumbres, bien sabemos que justamente por estas mismas, es que los pobres japoneses suelen ser muy fríos entre sí (por supuesto, no todos), lo que dificulta hacer amigos, y tener lazos realmente fuertes y cercanos.

Puede parecer completamente absurdo pensar en alquilar personas en Japón, solo para que te acompañen a comprar verduras, coman contigo o cosas por el estilo, sin embargo, si no fuera visto con prejuicios, probablemente este negocio podría ser igual de popular en occidente. En problema está en que en occidente se sigue viendo los problemas de depresión y soledad como algo simple, como una exageración, y muchos llegan a burlarse de ello, mientras que en Japón, aunque claramente hay personas que piensan igual, en su mayoría saben que la tasa de suicidios es una cuestión muy grave, y que se debe frenar. 

 

Novias

Uno muy popular, es el alquiler de novias, sin ningún tipo de situación inapropiada ni ilegal. Estas chicas se encargan de salir contigo a una cita, pero más allá de simplemente conocerse el uno al otro como suele pasar, en estas citas la chica te trata como si fueras alguien realmente importante para ella, alguien que le preocupa, y que ama mucho. Por esta razón, intentará todo lo posible para hacerte sentir cómodo, hacer que le cuentes lo que te preocupa, lo que te gusta, sin ningún tipo de prejuicio, para que, aunque sea por un rato, te sientas amado, escuchado, y puedas relajarte. 

Puedes alquilar cualquier tipo de novia, una que te haga reír, una que te cuente cosas interesantes, una callada que solo esté ahí para escuchar tus problemas… De cualquier apariencia, peso, altura, y más. Esto es algo que llega a ser terapéutico, ya que más allá de ser como un psicólogo que trata tus problemas, estas novias se encargan de la parte más emocional y afectiva, que no se puede conseguir con un profesiona

Además, no solo se alquilan para este tipo de problemas, sino que muchos las alquilan para presumir a “mi hermosa novia”, en fiestas o cenas del trabajo, por ejemplo. También es una buena opción para las personas cuyos padres están constantemente buscándole una pareja, cosa muy común en Japón, ya que con esto, pueden fingir la relación y así ser dejados en paz, y claro, muchos llevan a sus novias, o novios de alquiler, a las bodas y otros eventos a los que se tienen que ir en pareja, para evitar los malos comentarios.

Alquilar personas en Japón

Familiares

Este tipo de alquiler es muy común, tanto de personas que han perdido a sus familiares, o se encuentran muy lejos, como de personas que no se llevan bien con los mismos. De esta forma, puedes tener el cariño y consejo de una madre, cuando te sientes mal y necesitas su consuelo, puedes tener el apoyo de un hermano o hermana, o incluso disfrutar de una salida con tu hijo (mayor de edad), para ser tú quien le dé consejos y le hable de la vida. 

Entre estos, destacan las hermanas y hermanos, más que como un apoyo típico familiar, si no como un ánimo y guía constante para los hikikomori, las personas recluidas de la sociedad, que viven a expensas de sus padres o familiares. Estas familias normalmente se avergüenzan de tener a este tipo de persona bajo su techo, ya que lo consideran su propio error, razón por la que algunos llegan a contratar hermanas o hermanos de alquiler, para que ayuden a que esta persona se reintegre a la sociedad, animando incansablemente, creyendo en él o ella, hasta que al fin viva plenamente. 

Este es el tipo más “raro” de todos, no porque sea algo malo, sino porque nunca son los mismos hikikomori los que los contratan, sino algún familiar de la persona, así mismo, el solo hecho de que ganen confianza y empiecen a hablar puede durar meses, o años. Por supuesto, en estos casos solo personas calificadas pueden ofrecer el servicio, ya que se requiere mucho más tacto y paciencia de lo usual, siendo rechazados constantemente, viendo cómo vuelven a caer, o como pasan los años sin que siquiera les dirijan la palabra. 

Otro muy parecido ocurre con los padres de alquiler, pues muchas veces son contratados por madres solteras que quieren hacerle creer a sus hijos que sí tienen un padre que los ama, esto es muy costoso, ya que es algo que suele durar muchos años, hasta que el niño en cuestión es un adulto, e incluso entonces puede que la madre siga pagando de vez en cuando para alguna cena familiar, o algo por el estilo. Este es uno de los más difíciles de interpretar, ya que los padres de alquiler están en riesgo de generar sentimientos reales hacia las familias, se requiere de mucha profesionalidad para no mezclar los negocios con los sentimientos

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!