La dualidad en los juegos de azar en Corea del Sur

Los juegos de azar en Corea del Sur

juegos de azar en corea del sur

Ocurre algo muy curioso en Corea del Sur, y es que, pese a estar completamente prohibido los juegos de azar para los coreanos, existen casinos para uso exclusivo de turistas. 

Corea del Sur es el tipo de país cuyas leyes son afectadas por la tradición, y algunos valores morales, por ello, cosas como los juegos de azar, que “corrompen la mente”, están prohibidos. De hecho, si un coreano juega en cualquier país del mundo, y se descubre, será arrestado al volver a su país. 

Pero, aunque se considera algo sumamente inmoral, el propio gobierno ha abierto casinos para el uso de extranjeros, con la intención de ayudar a la economía. 

 

¿A qué se deben tantas reglas?

Ya sea que tengan fuentes confiables, o no, varios estudios hechos en el país por el “Centro Coreano de Problemas de Juego” señalaron que los surcoreanos son mucho más propensos a tener adicción a las apuestas, que la mayoría de los demás países. Este tipo de información no puede confirmarse debido a la naturaleza de la misma, y de quienes la llevaron a cabo.

Aun así, este estudio es utilizado constantemente para señalar los peligros del juego, y el por qué no piensan permitirlos en Corea del Sur. De esta manera, el gobierno se muestra interesado por su pueblo.

Con el tiempo, esta idea ha llegado al punto en el que la industria del juego es una de las más reguladas en Corea del Sur, permitiendo solo aquellos juegos que se consideran más “inofensivos”. 

juegos de azar en corea del sur

¿Cuáles son los juegos que sí están permitidos?

Por supuesto, ya que las apuestas y demás juegos de azar son un tipo de entretenimiento, no todas pueden ser prohibidas. No obstante, las pocas que son permitidas son controladas por el gobierno.

Este sería el caso de las loterías, las apuestas de caballos y ciclismo, y las carreras de botes. 

Con estos únicos 4 tipos de juego, los surcoreanos tienen acceso a este tipo de entretenimiento, sin llegar a jugar lo que el gobierno considera más “peligroso”. 

Los juegos pequeños de apuestas entre familiares y amigos, por ejemplo, los juegos de cartas, no entran en esta prohibición, mientras las cantidades apostadas sean pequeñas.

De resto, cualquier otro tipo de juego puede llegar a multas de hasta 5,000 dólares, en su respectiva moneda. 

 

El único casino abierto a surcoreanos

Existe un único lugar en el que los surcoreanos pueden jugar de manera legal, sin ningún problema. 

Se trata del casino Kangwon Land, que se encuentra en las montañas de Corea del Sur, alejado de la ciudad. Este gran casino cuenta con todo tipo de juegos, y fue construido tan lejos, justamente para evitar que los surcoreanos pudieran ir allí de forma seguida. 

Así, los ciudadanos pueden pasar un fin de semana apostando sin problemas, pero probablemente apenas puedan ir, a lo mucho, una vez al año. Si es que tan siquiera conocen este casino, y tienen el dinero suficiente para costear las caras habitaciones del complejo hotelero. 

Y, por si fuera poco, el casino cuenta con varias restricciones, entre ellas:

  • No se puede ingresar al casino más de 15 veces en un mes.
  • Ninguna apuesta puede exceder los 250 $, sin importar el tipo de juego. 

Con esto, se aseguran de que sus ciudadanos puedan tener un pequeño acceso a este tipo de lugar, como para calmar la curiosidad, pero sin permitirles caer en el vicio del juego por completo.

 

¿Por qué los extranjeros sí pueden apostar?

No es ningún secreto que a la mayoría de países no les importan realmente los turistas. Después de todo, los turistas son más bien vistos como un medio para mejorar la economía, más que como personas en sí. 

Es por eso que se implementan tantos programas para fomentar el turismo, y para sacar el máximo provecho a estos. Subir el precio de las cosas en temporada de vacaciones, tener mercancía y servicios exclusivos para turistas… Todo lo que pueda hacer que gasten más dinero dentro del país que visitan.

En este caso, Corea del Sur es muy consciente de cómo los casinos pueden obtener grandes cantidades de dinero, siendo esta la razón por la que impiden que los coreanos participen. Por ello, existen 23 casinos en Corea del Sur, para el uso de los turistas.

Con esto, el gobierno coreano prácticamente dice “No nos importan, solo queremos su dinero”. Tomando en cuenta lo mucho que se esfuerzan por evitar este tipo de situaciones en el pueblo que está bajo su mando.

Al mantenerse estos únicamente por los turistas, y algunos extranjeros residentes, las ganancias tienden a ser mucho más volátiles. Aun así, sigue siendo un buen aliado de la economía coreana.

 

¿El gobierno se beneficia de esta prohibición?

Si y no. Ciertamente, sería muy bueno para el estado legalizar por completo los juegos de azar en Corea del Sur, y de esa manera obtener grandes ingresos de sus ciudadanos. 

Hay países que se benefician enormemente de los casinos, por lo que es extraño que un país lo prohíba. 

Pero, en este caso, vemos que el gobierno sí parece hacerlo por el bien de sus ciudadanos. Prefieren que los surcoreanos no pierdan el dinero que han ganado con esfuerzo en sus trabajos, y se endeuden.

Lamentablemente, las apuestas no son el único mal, e incluso con las pocas apuestas legales que existen en Corea, muchos ya se han endeudado de por vida, perdiéndolo todo. Más que evitarlo, minimiza, bastante, el efecto de este tipo de juegos. 

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!